Meet me at Gigi

jueves, septiembre 29, 2016


Atravesar el umbral de Gigi es ya toda una experiencia. 
Sientes como te trasladas de época mientras escuchas a Glenn Miller y te sientas en uno de sus espectaculares Chester de terciopelo o como haces un viaje imaginario a esos cafés neoyorkinos que prácticamente están fusionados con las aceras de las calles donde se ubican, y es que este local tiene muchísimo encanto.
Con apenas 5 meses de vida Gigi se ha colado en las listas de los sitios más “in” de la capital, en la que afortunadamente y desafiando a la crisis, en los últimos años han proliferado otro estilo de oferta culinaria, muy ligada al buen gusto y a la alta calidad gastronómica sin que por ello haya de ser un lujo.



Este “aventura” nació con un flechazo que tuvo Pilar, quien trabajó durante mucho tiempo para una gran multinacional hasta que decidió que era el momento de reinventarse, con un antiguo local en el corazón de Chamberí y a la que el destino quiso que Miguel, con muchos años experiencia en alta cocina y con muchas ganas de apostar por un proyecto más personal, apareciese en su camino. 
La decoración de Gigi es simplemente exquisita. Un proyecto de la interiorista Marta Auyanet, en el que conviven mezcla de tendencias de distintas épocas y  se juega con fusión de distintos materiales y estilos, logra conquistarnos creando una atmósfera perfecta y acogedora.


Los detalles marcan la diferencia, desde el menaje, la carta que imita a un diario antiguo, hasta los adornos florales, todo ello una auténtica expresión de buen gusto.
Pero el verdadero tesoro de este proyecto es su excelente oferta gastronómica. Miguel, quién está al frente de la cocina, propone una carta marcada por la  fusión de varios tipos de cocina, pero siempre con un toque mediterráneo. 
Platos tradicionales reinventados, como el típico bocadillo de calamares o los diferentes y exquisitos panes de tomate o manzana que elaboran ellos mismos, son señas de identidad de esta excelente propuesta culinaria.




“Soy franco-español por lo que mi cocina está claramente marcada por estas dos culturas, pero al  haber crecido en Marsella tengo influencia de muchos tipos de cocina que me encanta fusionar con resultados francamente magníficos” Nos comenta Miguel mientras nos explica que la carta se va actualizando por cada temporada y adaptando a las distintas horas del día. Podemos desayunar, tomar un brunch en fin de semana, almorzar, merendar, cenar y por supuesto tomarnos una copa al final del día.


Gigi nació con nombre de mujer, quizás por la influencia de la famosa película que personalmente me encanta, aunque no está concebido como un local femenino, es más, nos sentimos realmente orgullosos cuando escuchamos comentarios tales como: Aquí sí puedo venir con mi marido o mi novio”  Nos dice Pilar entre bromas.
Gigi es un sitio no sólo para volver sino para convertirlo en ese lugar habitual de reunión con pareja, amigos o familia.

Gigi Meet Bar
Luchana, 13

Madrid

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe