Navidad en New York. Mis sensaciones, by Belén Olmedo.

lunes, diciembre 19, 2016



Esta arquitecta santanderina aterrizó en Nueva York hace apenas 2 años.  Allí es donde nació su precioso proyecto booqstudio, y desde donde nos cuenta como viven ella y su pequeña familia la Navidad en la Gran Manzana. 

New York en Navidad. Mis sensaciones.

"Ruidoso bullicio y ajetreo en cada rincón de la ciudad, abarrotados mercadillos al aire libre con artesanía y especialidades de todos los países del mundo, deliciosos conciertos de villancicos con chocolate caliente para anunciar el encendido de los árboles, brillantes destellos de sus luces y adornos, preciosas guirnaldas y coronas de abeto en las puertas, animadas y rebosantes pistas de patinaje sobre hielo o paseos entre las concurridas calles para admirar las escenas de ensueño de los escaparates de las tiendas… así se siente Nueva York en Navidad.





La Navidad en esta ciudad no es celebrada por todos como el día de Acción de Gracias, pero a pesar de ello se respira esta tradición de manera mucho más intensa.  Todos hablan de “holidays” en lugar de “navidad” cuando no se está en círculos de confianza, así que “happy holidays!” es lo que se desea siempre al final de una conversación.
Pasear la ciudad estas semanas, a pesar del considerable e incómodo frío, se convierte en un juego, un constante descubrir detalles y sensaciones. El aroma a abeto de los puestos, a las castañas asadas, al chocolate caliente con un bastón de caramelo con rayas rojas sumergido en él o las galletas de canela y de jengibre son algunos perfumes de la Navidad aquí.






 

Nueva York suena al crujir de las hojas secas al caminar, a los cascabeles y campanillas del Salvation Army que nos deleitan con sus bailes mientras piden donaciones, a los villancicos de Sinatra de fondo y a la música clásica de los conciertos en iglesias como St. John The Divine con sus pajaritas de origami la noche del 24. El ritmo de las Rockettes en Broadway desde 1933, y sobre todo el ballet del Cascanueces en Lincoln Center desde los años 50, donde los jóvenes bailarines sólo pueden formar parte de él una vez en su vida, son dos rituales para los niños y mayores cada año.





Tradiciones como armar una casita de pan de jengibre, hacer galletas caseras, saborear dulces, panes y pasteles con arándanos rojos o nueces pecans, o las “holiday cookies”, con forma de árbol, muñeco de nieve o santa Claus entre otras, son comunes en la ciudad estos días, así como enviar felicitaciones de navidad con la foto familiar, hacer un calendario de adviento o colocar una corona de abeto en la puerta.






En nuestra casa, donde impera la filosofía de la sencillez y el consumo responsable, y dado que pasamos la Navidad en Europa, somos muy austeros con la decoración navideña. Un mini arbolito para que lo pueda decorar la pequeña de la familia, una corona en la puerta hecha en casa y un pequeño calendario de adviento es lo que preferimos repetir año tras año. Disfrutamos de tradiciones tales como hacer nuestras propias felicitaciones para enviar, hacer mazapán casero, o leer un cuento sobre la Navidad o el invierno cada noche. Intentar ralentizar las horas para poder disfrutar al máximo cada momento, sea en una ciudad u otra, es nuestro principal propósito."




¡Feliz Navidad a todos! Happy holidays!

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe