LA CONDESA

lunes, enero 09, 2017



Nada más atravesar el umbral del  Palazzo Central, que debería de ser incluido en las guías turísticas de Madrid, uno percibe que la Condesa que allí habita, no es una aristócrata al uso.

Este espacio, maravillosamente concebido y ejecutado por Guille García de la Hoz, es toda una declaración de intenciones, como todo lo que Marina decide emprender.





Marina, nuestra Condesa, es una de esas personas que con tan solo entrar en una estancia la ilumina con su presencia. Una personalidad arrolladora, una educación exquisita y sobre todo una humildad tan latente, que hace que el tiempo que pasamos a su lado vuele.

Esta extremeña universal, que de niña quiso ser pelirroja, creció en el seno de una familia de ciencias. Siendo la menor de cuatro hermanos recuerda con cariño las tardes en las que veía coser a su madre, quién les hacía la ropa y donde posiblemente empezó su afición por la costura.

Siendo adolescente llegó una beca para estudiar en Gales, lugar que ella eligió entre múltiples opciones, porque tenía claro que quería empaparse de esa cultura que siempre le fascinó. De aquella época guarda no sólo maravillosos recuerdos, sino una fuerte inspiración que ha sido definitiva a la hora de crear y dar forma al estilo de La Condesa.




“Mis padres querían que estudiase "algo de verdad", yo quería diseñar y crear pero entonces las opciones no eran muchas más allá de estudiar Corte y Confección, así que siguiendo sus deseos acabé estudiando Ingeniería en ICAI y trabajé durante un tiempo como ingeniero”.

Durante esos años compaginó su carrera profesional en la ingeniería con la gestión de su propio Blog, siendo una de las pioneras en el mundo 2.0, donde empezó colgando sus famosos tutoriales de “Cómo hacer tu propia Chaqueta Militar”.

Las primeras chaquetas que hizo fueron para ella y su marido, inspirada por ese “Viva la Vida” de Coldplay,  y de ahí surgió el mítico tutorial y llegó su primer encargo, alguien que  directamente le propuso: “Hazme la chaqueta y ponle precio”.




Marina sonríe recordando el momento, nos cuenta que cada cosa que iba ocurriendo era un reto y todo un acontecimiento, y que sigue disfrutando de cada paso que da como tal. Sutil y generosamente nos ofrece este consejo, y nosotras lo aceptamos encantadas, sobre todo por la sabiduría y el cariño con el que lo hace.

Su marca ya es icónica, sus prendas son toda una explosión de creatividad, trabajo bien hecho, pura artesanía. Cada pieza que descubrimos nos sorprende aún más y cuando puedes apreciar cada una de ellas al natural te das cuenta de por qué La Condesa es única e inimitable.

Toda la marca es cien por cien Made in Spain. Empezó siendo así por necesidad, la producción era muy pequeña, por encargo  y continuó siéndolo por convicción: “En una época de crisis tan brutal como la que hemos pasado, era una forma de poner nuestro granito de arena dejando nuestro trabajo en España”.

Ahora es una cuestión de calidad, cada pieza que se confecciona es única, se realiza artesanalmente por lo que es necesario tener el taller cerca para poder supervisarlo personalmente.





Hemos tenido el placer de conocer a una “Condesa” nada convencional, que bebe champán en vez de tomar el té, que decoran sus retratos con neones rosas y que baila rock and roll hasta el amanecer. Pero sobre todo, hemos tenido la inmensa suerte de conocer a una Marina encantadora que se emociona al recordar como su madre le dijo, hace no mucho tiempo, lo orgullosa que estaba de ella. 

Una mujer con un estilo demoledor, una madre orgullosa y sobre todo una excelente persona.

Gracias Condesa.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Que interesante post para conocer mejor la Condesa, me encantan sus diseños y su local

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macamen. La verdad es que su trabajo es espectacular y su Palazzo merece la pena conocerlo!

      Un abrazo

      Eliminar

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe