ARMARIO EN ORDEN, ARMARIO FELIZ

miércoles, junio 21, 2017




Seguramente habrás pensado muchas veces que no tienes nada que ponerte, pese a que en tu armario no cabe ni una prenda más ¿Cierto? Y es que un armario organizado no es sólo cuestión de orden sino de estilo, y seguramente si sigues unas sencillas pautas podrás sacar mucho más partido a tu vestuario del que puedes imaginar.

Antes que nada te invitamos a que abras de par en par sus puertas y lo observes durante un rato, y pienses si lo que ves es apetecible o directamente te produce rechazo. Al igual que cuando entramos en una tienda de ropa somos capaces de un solo vistazo de saber si lo que vamos a encontrar es de nuestro agrado, con nuestro armario ocurre lo mismo.

Si no te gusta lo que has visto y quieres hacer cambios, aquí te damos unas sencillas pautas para lograrlo de forma rápida y sencilla.





Vacíalo completamente. No es necesario que sea todo a la vez, puedes ir haciéndolo por cuerpos, y clasifica la ropa en tres grupos:
  • -          Grupo “Me encanta” y me lo pondría todos los días
  • -          Grupo “Me gusta pero no me encanta”
  • -          Grupo “Sé que no me lo voy a poner”

Por experiencia te diremos que, si no te has puesto una prenda en el último año, difícilmente volverás a ponértela. Guardar “reliquias” por si vuelven a llevarse no es una gran idea, piensa en cuántas cosas almacenaste con ese fin y cuantas has vuelto a disfrutar.

Destina cada zona del armario a  unas prendas determinadas, por ejemplo un cuerpo a camisas y tops, otro a faldas, pantalones y vestidos, bolsos y complementos y los cajones para camisetas, ropa interior, etc...
Dentro de cada zona, clasifica las prendas por tipo (Por ejemplo: Blusas sin mangas, blusas manga larga, camisas casual… etc.) y si te atreves, ordenalas por colores, será mucho más fácil a la hora de hacer combinaciones.

Visualmente, el hecho de que todas las perchas sean iguales o al menos parecidas,  es bastante significativo, ya que tu ropa parecerá mucho más organizada.

Los pantalones tipo “jeans” pueden ir doblados y colocados en pequeños montones, y las camisetas, dobladas en cuatro partes, hacia dentro, para que ocupen menos espacio en los cajones, ganando capacidad y evitando que se arruguen.

Si tu armario dispone de cajones más altos, tipo gaveta, aprovecha para guardar en ellos las prendas más voluminosas, por ejemplo los jerséis y chaquetas de lana gruesa.





A la hora de organizar los zapatos, opta por baldas o bandejas con profundidad pero que te permitan tener a la vista todo el calzado de tu armario. Pon delante los pares que uses más a menudo, o a diario y detrás los que destines a ocasiones más especiales o esporádicas.

Guarda los bolsos vacíos, con papel de seda en su interior para que no pierdan la forma y en su funda correspondiente, así evitaremos que cojan polvo y se deterioren.

Y no mezcles temporadas, reserva un espacio en tu trastero, en otros armarios o en un arcón, para guardar la ropa fuera de estación, aligerarás muchísimo tu armario.

Y por último, perfuma tu armario, bien con tu perfume habitual, saquitos de lavanda o con alguna de las fragancias que podrás encontrar en el mercado, a nosotras nos chiflan la colección Gardenia de Zara Home.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe